Vestido blanco

Vestido de novia

Érase una vez un chico enamorado de la fotografía y una chica amante de la comunicación. El chico le propone a la chica hacer una sesión de fotos diferente ( como mínimo ) . La propuesta consistía en lo siguiente: Encontrar un vestido de novia, pasar un día en una localización remota perdida de la mano de Dios y en ruinas y hacer una sesión de fotos allí. Obviamente, la chica dijo que sí. De todo esto, algo sacaría para escribir seguro.

Llegamos al cortijo del Fraile (Almería) un sábado.Recuerdo, que la sensación que tuve al llegar fue extraña. Es un sitio precioso pero tétrico al mismo tiempo.

Una vez dentro, me pusieron el vestido, el velo, los tacones y ¡empezamos! .

Cada vez que pasaba un coche y miraba hacia dentro, el equipazo con el que estaba,  se apartaba de las ventanas y puertas y como entre el velo, el vestido (que era la descripción textil de la palabra CEÑIDO) y los tacones, yo no tenía mucho margen de movimiento, no me quedaba otra opción que quedarme en el sitio (que solía ser muy visible desde el exterior) con el ramo. No quiero ni pensar en lo que se les pasaría por la cabeza a los pobres turistas que se acercaban a ver un lugar en ruinas, y veían a una chica vestida de novia allí dentro y sola. Creo que no les quedarán muchas ganas de volver… Si Iker Jiménez menciona el tema en algún momento, no os preocupéis. Era yo.

Sin duda, una sesión digna de recordar. Fue brutalmente divertida.

¡Espero que os guste!

Vestido blanco

 

Fotos: Cheloxs

 

1 comentario en “Vestido de novia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *